ARGUIS 2016

De Zaragoza a Arguis, hay 100 kms. pelados y contando con la vuelta, 200 , pero para mí el encanto del viaje de ir a Arguis es sacar lo mejor de mí mismo para complicarme la vida en alargar el viaje, ya que en Diciembre, cuando el Otoño esta ya casi amortizado y el Invierno a punto de desplomarse sobre nuestros cascos, es una época ideal para ir en moto por el Pirineo, a poca suerte que tengas con Aemet.

Las carreteras entre semana están vacías y preciosas con las hojas secas y ocres de los arboles cubriendo las cunetas y como normalmente están húmedas, olfateas a través del sotocasco un aroma a tierra y hierba húmeda, mientras ruedas por asfalto húmedo, en las zonas sombrías, tranquilamente disfrutando del paisaje y este era el motivo por el que el Viernes, a las 8 en punto de la mañana, lloviendo, con aire, oscuro todavía, arrancaba Désirée, para hacer con ella el primer viaje juntos ya que acababa de comprar una Monster 796 Negra, llevarla a pintar (Roja, por supuesto) y decorar (con rayas blancas centrales). El fuerte sonido de los escapes MIVV dentro del garaje anunciaron al barrio mi salida, aunque me imagino que poco tardarían en volver a dormirse, los que pudieran hacerlo.

La salida de Zaragoza…. Horrorosa, en hora punta de currante rumbo a las fábricas de las afueras, rachas de viento y agua, un montón de tráfico que levantaba el agua del asfalto…. Menos mal que a 20 kms, pasada la zona industrial, además de ser menos para compartir la autovía, el agua pasó a modo siri-miri y así siguió hasta llegar al Barbacana de Arguis a las 9 en punto, donde me esperaban dos colegas de El Puerto de Santa María (Manolo y Nolo)con los que había quedado para enseñarles paisajes, puertos y garitos BBB, para poder alimentar nuestros cuerpos ya que nuestros espíritus se iban a pegar un hartón de disfrutar de 400 kms de viaje.

Yo no había desayunado y ellos sí, así que mientras se recogían la habitación me pedí una ración de callos con un Somontano tinto para templar un poco el cuerpo hasta que Marta la camarera sacó los callos….. aquello no era una ración de callos, aquello era una Gran Tartera de callos, aquello era…. Una barbaridad !!! …. Que poco a poco fueron pasando por mi garganta, hasta acabar rebañando con pan la salsa que quedaba…. ¡Dios mío, porque me indigestas así!!!

Total que a las 10,30 arrancábamos los tres rumbo al norte de Huesca, donde curiosamente llovía menos que por el sur. Llegamos a Biescas y a por el puerto del Cotefablo (1.586 m), con buen asfalto, sin nadie por en medio, todo curvas, paisaje bonito y el ruido de la Ducati haciendo eco por el valle (aunque he de confesar que Nolo llevaba un escape como el mío y sin el killer ese que enmudece un poco, me quería hacer la competencia… sin conseguirlo. El Desmo hace  un ruido más ronco que el de un Pirata del Caribe, hasta las cejas de ron, echándose la siesta).

Primera parada para foto en Torla, a los pies de Ordesa y a continuar por Broto, hasta el mirador de Jánovas, al lado del cañón del río Ara y monumento vergonzoso de la ambición inhumana de las compañías eléctricas, en connivencia con el Gobierno, en los años 70, que antes de hacer un estudio de viabilidad de un pantano en aquel lugar, se las arreglaron para expropiar varios pueblos, dinamitando las casas cada vez que salían de ella sus dueños expropiados y cuando consiguieron vaciar el valle apareció un informe que decía que allí no se podía hacer un pantano y en lugar de devolver las propiedades e indemnizar a los afectados les han obligado a pagar lo que recibieron más los intereses de todos los años transcurridos. ¡INDECENTE!!!

Continuamos ya con sol (y todo) por Ainsa, Puerto de Foradada (1.020 m), Campo y llegamos al sitio donde quería probar la “voz” de Désirée de verdad… El Congosto del Ventamillo, recorrido por la N-260 (Transpirenáica) entre Seira y Run, son 6,5 kms de una estrecha carretera de 5/6 m de ancho que en parte vuela por encima del río Ésera y unas paredes verticales de 300 m que le dan una sonoridad de Catedral Gótica y los escapes de Désirée iban a ser el órgano. Tuvimos suerte que no pillamos tráfico de ida y procurando ir en marchas cortas alto de vueltas y sin frenar, solo soltar el acelerador para luego llegar a cortar encendido más de una vez, disfruté los 5 o 6 minutos que duró el concierto, más que los espectadores de la Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo escuchando la  Marcha de Radetzky.

Pero todo acaba y llegamos al cruce hacia el Coll de Fadas (1.470 m) y el Coll de Espina (1.407 m) siguiendo la N-260, revirada, húmeda con nieve y hielo en las cunetas y sal, mucha sal en el asfalto ( a mí se me fue de atrás un palmo y yendo con cuidado ) con día claro, cielo azul y mucho sol, aunque hacía fresco se rodaba muy a gusto. Nos desviamos hacia Bonansa para ir hacia el Valle del Isabena y seguimos rodando por curvas de todos los tamaños, añadiendo a la sal y a la gravilla, boñigas de vaca ( si nos caemos por una de ellas hubiera sido una caída de “mierda” ) coronamos el puerto de Bonansa (1.256 m)

los-de-el-puerto-jugando-con-la-nieve                       desiree-viendo-el-valle-del-isabena

atravesamos el bosquecillo que hay y ala a tirar para abajo en picado (previa foto conmemorativa) disfrutando del paisaje a tope, pero con cuidado con los desprendimientos de piedras y pedruscos, hasta que llegamos abajo a los túneles del desfiladero de Obarra  ¡Impresionantes!! También aceleramos para hacer ruido, pero poco porque empezábamos a tener hambre, que eran casi las 3. Al salir del desfiladero vimos el Monasterio de Obarra y unos kilómetros más abajo, en Herrerias de Calvera, llegábamos a nuestro BBB…..¡¡¡Dios mío, gracias, No moriremos de hambre y de sed!!! Exclamé y me salía del corazón…. o del estómago, ahora no me acuerdo.

A esas horas estábamos prácticamente solos, con un buen fuego ardiendo, y la familia de los propietarios, nos tomamos L´apero, unas cervecicas y para comer tinto del país, luego platos de cuchara contundentes y de segundo nos sacó todos los segundos que tenía y así probamos todo, entre otras cosas un plato típico de la montaña de Huesca oriental las chiretas, que estaban buenísimas y la longaniza que era hecha por ellos también. Mientras estuvimos comentando el viaje, los sitios bonitos de esa zona del Pirineo y ¡la nieve!!! Que para dos moteros de El Puerto de Santa María es más rara que los tréboles de 5 hojas y cuando llegamos a los postres, a punto estuve de llorar de emoción….¡Que flan, Dios mío, que flan, todo lleno de huevos,  de nata….!!! Y a la hora de pagar (no sé lo que les costó porque me invitaron, muy amablemente), pero dieron propina y salieron muy satisfechos.

desiree-en-el-isabena                                   manue-en-isabena

Con la barriga llena, la vida se ve siempre de otra manera, normalmente mucho más halagüeña, así que enfilamos el valle del Isábena hacia abajo como siempre sin tráfico y con buenas vistas, pasamos Graus y la bajada de los túneles de Olvena por el Desfiladero del Ésera a Barbastro (que recuerdos de los 80, cuando vivía en Barbastro, y por las noches subíamos con las motos haciendo el burro por ese tramo, yo con una Benelli 654), de allí a la autovía y justo cuando se hacía de noche, llegábamos a Arguis con 423 kms recorridos.

Tras poner el toldo con todo cariño a Désirée y atarlo con un pulpo por si soplaba el aire, a ducharme,  vestirme de persona y a dar una vuelta a ver al personal que había llegado ya y por cierto que para ser viernes había un montón de gente, como es lo habitual pasé por los dos garitos saludando gente y agarrando capazos con todo el mundo, hasta que llegó la hora de la cena y me fui con otros a cenar al Hostal, para luego continuar por la zona de camping donde se habían juntado con los del Puerto, 3 de Jerez y un francés y allí no faltó, fino, oloroso, brandy y productos variados de “Allí Abajo” y quedamos que al día siguiente a las 9 h nos iríamos a comer solomillo de potro, luego al Bar La Foz hablando con la gente, que comentaban que la organización podía haber hecho una hoguera pequeña (pero eso es imposible sin un permiso especial que sí dan para el sábado, porque hay mucha más gente, porque si les denuncian les hunden) así  que me fui a dormir soñando que estaba tocando el Órgano en la Filarmonica de Viena, pero no lo podía subir de vueltas porque me cortaba el encendido, hasta que vino el Director y me mandó a dormir.

A las 8 ya estaba despierto y mis colegas gaditanos también, con que quité el toldo helado de la Monster y me marché a tomar café hasta las 9 h que ya estábamos preparados los 3 y nos desesperamos al esperar a los 3 Jerezanos y al francés que aparecieron con 15 m de retraso (Puntualidad ¿Qué es eso?), tomamos la salida rumbo a Jaca por el Monrepos, a marcha tranquila, porque hacía bastante frío, paramos a repostar en Sabiñánigo y luego pasamos por Jaca para almorzar (el que quiso) en el Anaya de Puente la Reina, al lado del fuego, dos pinchos de tortilla, con tintorro de Cariñena (granel bueno) y un carajillico para entonar, lo que nos dio fuerzas, energía y calor para salir zumbando a marcha legal rumbo a Hecho, allí nos desviamos hacia Ansó (uno de los pueblos más bonitos del Pirineo Aragonés) y sin parar hacia Zuriza, por una pequeña, estrecha, preciosa y bien asfaltada pista que bordea el río Veral, encañonado en muchos de sus tramos, con Bordas (antiguos pajares de piedra y pizarra transformados ahora en casas de comidas típicas de la zona) repartidas a lo largo del recorrido hasta que llegamos al desvío hacia el Valle de Belabarce, que comunica con el Valle de Belagüa, siguiendo los 7 dirección a la frontera francesa. Rodábamos tranquilamente por el fondo del valle, viendo el paisaje, las vacas y una manada de caballos que se nos cruzó por la carretera, hasta que comenzamos la subida en la que al menos hay una docena de paellas cerradas, hasta que llegamos al mirador de Belagua, un sitio precioso y alto donde se domina el valle y te pones a la altura de los picos bajos, allí hicimos unas fotos, continuando después

las-7-motos-en-larra-belagua

hasta el Col de la Pierre St. Martin (frontera) (1.760 m) y pasando por Roncalia donde se encuentra la única curva de 360º que yo conozco en España. La verdad es que es curiosa. De vuelta a la Madre Patria, volvimos a pasar por allí sin parar e iniciamos el descenso hacia el valle pasando por las malditas paellas, que lo único bueno que tenían era el rugido de Désirée reteniendo como una loca.

 

manue-el-del-puerto-de-belagua         desiree-admirando-el-valle-de-belagua-1

 

Rodando en perfecta formación a una marcha prudente y legal, era bonito ver la trazada única de todas las motos por el retrovisor en la carretera de Belagüa, que es buena y ancha con curvas bonitas enlazadas y un tramo de desfiladero más lento, que te lleva hasta Isaba, donde hay que coger un cruce a la derecha, que sale en bisel y a la contra… vamos un poema y allí se toma una carretera muy guapa, plagada de curvas y bosque que pasa por Uztarroz (por cierto os recomiendo la quesería de allí) y va ascendiendo hasta coronar el puerto de Lazar (1.129 m) y de allí bajadón hasta empalmar con la salida de la carretera del Puerto de Larrau, que se queda a la derecha, siguiendo el comienzo del valle de Salazar por una buena carretera de montaña de curvas enlazadas, hasta llegar a Ochagavía, al Hostal Orialde donde nos estaba esperando el potro con su solomillo al aire.

Como llegamos con tiempo y teníamos la mesa preparada, aprovechamos para tomar unas cervecillas de aperitivo, comentando los mejores paisajes, que para los Zureños eran los de la nieve y luego nos lanzamos a comer como Dios manda regados por vino de Viana buen “rioja” navarro, pimientos rellenos de txangurro, pate de la casa, ensalada templada de gulas y gambas, macrochampiñones y por fin el ansiado solomillo de potro, que estaba delicioso, sin contar el postre “una cuajada de verdad quemada” que estaba deliciosa, café y pacharán de la casa (mucho mejor que el comercial). Vamos una comilona, que te la comes en verano con la moto y te quedas frito en la carretera, pero no era verano sino que estábamos sobre 6º y después de repostar iniciamos el descenso del valle de Salazar todo lleno de curvas amplias enlazadas, carretera ancha, asfalto bueno… una joya de ruta, hasta que llegamos a Navascués para subir el puerto de Las Coronas (950 m) para que os hagáis una idea es una especie de circuito puesto a lo largo de un puerto de montaña, al menos la subida desde allí, porque la bajada es mucho más ratonera y lenta pero preciosa también hasta llegar a Burgui, donde nos esperaban 16 kms de desfiladero del rio Esca, rapidillo buen asfalto el tramo navarro, peor el aragonés, hasta que salimos al Pantano de Yesa yendo por la carretera normal en lugar de coger la autovía hasta Puente la Reina y allí rumbo al Puerto de Santa Bárbara, rápido, bonito y peligroso donde se matan todos los años motoristas y en uno de esos accidentes, en una curva de subida que se cierra de improviso, hace 4/5 años chocaron de frente dos motos una CBR y una BMW con dos personas. Resultado los conductores muertos, las motos incendiadas y la pasajera en helicóptero a Zaragoza. El puerto lo pasamos deprisilla y a partir del pantano por el desfiladero del Gállego un tramo muy, muy bonito (y también peligroso, pero más lento) lo pasamos bastante más rápido, luego al llegar a la carretera normal se hacía de noche y esperamos los 3 primeros a los demás 15 minutos y era porque el Francés era cegatón y por la noche no veía ná, así que nos separamos unos se quedaron con el francés y los otros llegábamos a las 6,30 a Arguis con todo el mundo ya por allí y un ambientazo fenomenal después de habernos hecho 380 kms el sábado, tapé a Désirée con su toldo le di las buenas noches y la dejé descansar a la pobre, que se lo había ganado.

Una vez cambiado, aseado y con mi tradicional bolsón de cacahuetes me fui a inscribirme en el garito del MC Monrepos (los organizadores de esta estupenda y antigua reunión) donde me informaron que ya habían pasado casi 400 motoristas por allí, así que se habían alcanzado los objetivos habituales, ya que mucha más gente sería un problema para acampar e incluso para estar, al no haber espacio físico. Arguis no admite masificaciones.

A partir de ese momento el protocolo habitual es ir a La Foz, donde en la terraza ya te encuentras con montones de gente conocida de otros años y de otros sitios y observé que este año habían aumentado bastante los motoristas franceses, cosa que me gusta porque da más “color” y variedad. Al menos me costó media hora cruzar la terraza para entrar en el Bar y 7 u 8 “capazos” (conversaciones largas)  ya dentro fue el apoteosis porque a los saludos, besos, abrazos, cacahuetes, caras de alegría por los encuentros se sumaban las fotos y los cotilleos de la gente conocida pasando los informes de otra gente conocida que no había podido venir. Eso parecía un ordenador gigante por el montón de datos que se cruzaban a la vez y que pese al bullicio y las cervezas llegaban a su destino.

Llegó el momento de ir a la hoguera…. Y de sacar la linterna para no partirte la crisma tropezando con alguna piedra o madero o agujero y ver las caras de viejos/antiguos conocidos, que son la mayoría para hablar poco o mucho y saludarlos Calimero el de la Guzzi, El Mudo, Mariano Parellada (ex pingüinos) y continuando la leyenda de Cantalejo, Enrique Akerreta, siempre con su cámara en ristre, montones de gente que conozco pero el Alzheimer me ha borrado sus nombres y que saludo a todos como si me acordara y a todos les ofrezco cacahuetes, como hago todos a los años y ellos me ofrecen lo que tienen vino, pipas, chorizo, etc llevaba una hora allí y solo había dado media vuelta a la hoguera hasta que me encontré con los Hello Kitty´s de Pamplona, que venían un montón primero vi a Nerea que estaba despistada hablando con una amiga y le apunté con mi linterna intermitente a la cara mientras venía a saludarme Javier, su marido, con el que estuvimos hablando un buen rato hasta que ella se dio cuenta que la estaba puteando y entonces me saludó y tuve premio porque Javier me invitó a Ribera del Duero que “marida perfectamente con los cacahuetes”, de hecho yo le daba los cacahuetes a él y yo me bebía el vino. Un excelente negocio.

Llegó la hora de cenar que teníamos guardada mesa para Germán “Campsa”(historia viva del mototurismo) (yo creo que lo conocí en 1975 y ya tenía BMW) que había venido de Madrid a ver viejos amigos, con Javi Moto Center, mi mecánico de referencia y su chica Lara  una Británicoaragonesa, que tiene una Bonnie (Bonneville) con escapes muy libres que compiten con el ruido al despegar de un Boeing. Nos sentamos,   enseguida nos apareció Marta, una camarera muy simpática y amable que pese

marta-la-camata-2

al superfollón que había en el local nos sirvió estupendamente. Tenía tantas ganas de hablar con Germán al que desde hacía años no veía que la cena se pasó volando, mientras nuestros compañeros de mesa también intervenían hasta que llegó el café y nos fuimos para La Foz, a seguir hablando con gente peculiar como “Malasemana” y su mujer, un histórico de Arguís o Inma “La rubia” simpática como siempre.

Entre risas, conversaciones, cacahuetes, bebidas, besos, apretones de manos, historias, mentiras, verdades, alegría sazonada con una pizca de tristeza por los que ya no estaban pasó la noche de Arguis, una más desde 1.974, con una organización que ni te enteras que está, pero que cuida cada detalle para que todos salgamos contentos y queramos repetir muchos años más este encuentro singular en el que prima la amistad, el compañerismo, compartir, colaborar…. Es el espíritu motorista vivo ¡!!!

Sobre las 2 me fui a dormir plácidamente, a las 7 me levanté, recogí todo, me vestí y me bajé a almorzar donde coincidí otra vez con German y mano a mano nos zampamos 2 huevos fritos con chorizo y vínico del Somontano, mientras el Sol comenzaba a alumbrar la zona de acampada y tras las despedidas de rigor, fui a quitar la funda a Désirée que estaba rígida por el hielo, mientras la arrancaba para que se fuera calentando y a las 9,30 justo cuando venían a ver mi moto los Hello Kitty´s, estuve un momento con ellos y salí rumbo a Zaragoza a completar los 200 kms de ida y vuelta.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *