Excursión 3: Anzánigo-Ayerbe-Aguarales de Valpalmas-Santuario de Monlora-Biel-Ayerbe-Anzánigo (170 Km)

excursion-3

hasta llegar al cruce con la A 125, dirección Ejea de los Caballeros, hasta llegar a

Biscarrues

La plaza está presidida por una fuente formada por una pila construida entre los siglos XVI y XVII, aparece cobijada bajo un arco abierto en un muro junto la cual se encuentra un cobertizo con lavadero fechado en 1888. Salimos del pueblo, pasamos Ardisa y poco después el cruce

de la presa de Ardisa, continuamos 300 m mas por la A 125, hasta llegar a la entrada de un camino a la izquierda, con un poste y una pequeña señal de madera que nos indica

Castillo de la Ballesta

Un km de camino de tierra aceptable y estaremos en el castillo de La Ballesta ( o Ballestar) tiene su origen en el Siglo XI y controlaba el paso por el río Gállego en los tiempos de las contiendas con los musulmanes. Se trata de una robusta torre almenada rodeada por una no muy alta muralla. En el Siglo XV se rodeó la torre de estancias para ser habilitado como residencia, y tenemos referencia de que en su interior hay algún sencillo capitel de factura románica, aunque no disponemos de documentación gráfica. Como dato curioso decir que el castillo de la Ballesta, en estado habitable, de propiedad particular, se ofrece a la venta a través de internet junto con una hectárea de terreno. Volvemos sobre nuestros pasos, hasta el cruce de la presa de Ardisa, la atravesamos y continuamos dirección Tormos por la HU 521 preciosa caretera con asfalto perfecto, hasta llegar al cruce con la CV 613, siguiendo la dirección Ejea/Marracos, cruzando el gállego y la CV 811/A 124 llegaremos a

Piedratajada

La localidad se ubica en un árido valle, sobre roquedales y quebradas. La iglesia de San Sebastián posee planta románica y ábside poligonal gótico, del S.XVI. Existe una pieza de orfebrería donada al templo por Alfonso XIII. El conjunto urbano se encuentra adornado por algunos edificios tradicionales del siglo XV. Saliendo de Piedratajada con dirección a Valpalmas por la CV 837, a unos 4 kms. veremos una señal a la derecha que nos indica “aguarales 2,5 kms.”, nos metemos por un camino de suelo firme, en el que hay gravilla en los laterales que nos transporta a uno de los cañones del oeste yanki en miniatura: los Aguarales de Valpalmas.

Aguarales de Valpalmas

Son un espacio extraordinario de unas formaciones geológicas espectaculares y atractivas, generadas por un fenómeno erosivo conocido como “piping”, algo muy poco habitual en la magnitud y extensión, que se da en este paraje, con figuras fantasmagóricas, que en tardes de niebla y tormenta a mas de uno pueden asustar. No falta incluso, quien argumenta que sus ramificaciones rocosas recuerdan las conexiones neuronales que investigó en su día Cajal. Visitar los Aguarales, es sencillo ya que su acceso ha sido debidamente señalizado y se han instalado paneles interpretativos para su visita. Saliendo del camino y al llegar a la carretera giramos a la derecha, hasta

Valpalmas

Su casco urbano conserva varias casonas de piedra sillar como muestran las “Sánchez” y “Rombos”. La Iglesia de San Hipólito S.XVIII tiene elementos de una antigua construcción románica. Valpalmas contó entre sus habitantes con uno de los aragoneses más ilustres, D. Santiago Ramón y Cajal. Pasó varios años de su infancia hasta que se traslada definitivamente a Jaca para iniciar sus estudios de bachiller. En honor a esté vínculo que guarda con la localidad se abrió el Centro de Interpretación Ramón y Cajal donde conoceremos la vida de este intelectual aragonés Premio Nóbel de Medicina en 1.906. Salimos del pueblo dirección Ejea a una rotonda con la A 1103 hasta llegar a Luna y dentro del pueblo, en medio de una curva a derechas, mal indicada y muy a la derecha, con mala leche puesta está la calle Ntra. Sra. De Monlora que luego se convierte en la carretera que nos llevará al

Monasterio de Monlora

Un lugar de obligada visita situado a 5 Km. de la Villa de Luna, en una espectacular altiplanicie a 656 m sobre el nivel del mar, que destaca entre las llanuras de la comarca, y desde donde se pueden contemplar las vistas que ofrece este balcón de las Cinco Villas.Desde la cima se pueden divisar en el horizonte los blancos pirineos, las sierras prepirenaicas, los Mallos de Riglos, el Moncayo, la Hoya de Huesca y toda la comarca de Cinco Villas hasta Navarra. Toda la montaña está repleta de plantas olorosas, como tomillo y romero, que le dan un olor característico a su curativo aire y que la etimología dice le dio su nombre: monte oloroso, que evolucionó en Monlora. Este monasterio es el santuario de la Virgen de Monlora. El edificio fue construido en el 1500, remodelado y modificado posteriormente en el 1762. Desde su construcción fue habitado por franciscanos hasta 1837. Durante los años noventa ha sido morada de monjes benedictinos.En la iglesia del Santuario (S. XVIII) destacan su retablo mayor, 4 lienzos de José Luzán (maestro de GOYA) y una valiosa escultura en madera del Ecce Homo. Digno de mención es el pórtico gótico flamígero del claustro. Lugar frecuentado por los aficionados al parapente y al ala delta que despegan desde la cima para sobrevolar el monasterio.

Luna

La zona de Luna perteneció al territorio romano Gallícolis por dande pasaba la Vía Cesaraugusta – Olorón. En el siglo X la localidad aparece con el nombre de Españés. Fue en el año 1092 cuando Sancho Ramírez gracias a la luz de la luna, consiguió reconquistar estos territorios a los musulmanes recibiendo el nombre de Luna. Es en lo más alto del lugar donde se levanta un conjunto arquitectónico formado por el castillo, la Iglesia de San Gil de Mediavilla, la de Santiago y el reloj.El castillo de Luna, es uno de los más grandes e importantes de la zona, cerca de la Iglesia de San Gil de Mediavilla, de estilo románico S.XII/ XIII con buena factura de piedra sillar.También románica la Iglesia Parroquial de Santiago, magnífica construcción de piedra sillar de 1178. Continuad por la A 1103, pasareis por el castillo de Villaverde y llegareis a

El Frago

Tuvo una importante comunidad hebrea hasta su expulsión en 1492. Conservamos testigos de esta interesante población como es la lápida de la calle de Trevedés, procedente de la tumba del rabí Yom Tob y restos de una sinagoga. La Iglesia de San Nicolás de Bari, S. XII, sufrió una ampliación en el S.XVI, la cripta con la imagen del Santo Cristo de El Frago y el retablo de la Virgen del Rosario, del afamado escultor Ancheta. Desde el mirador del “Terrao”, atravesando un curioso pasadizo en forma de arco que debió servir de acceso al recinto, hay una maravillosa panorámica del Valle del Arba que continuaremos remontándolo pasando por la ermita de S. Miguel de los Cheulas y Biel Localidad ubicada a los pies de la Sierra de Santo Domingo, en pleno prepirineo aragonés. Su estratégica situación geográfica, en la frontera con los dominios musulmanes, la convirtió en fortaleza durante todo el siglo XI, para perder en el siglo XIII todo el valor estratégico que atesoraba, pasando a formar parte del Arzobispado de Zaragoza. Su núcleo urbano nos traslada directamente al medievo, viviendas en piedra, calles estrechas cruzadas por pisos puente y la Iglesia parroquial de San Martín, donde se levanta el torreón del antiguo castillo de la localidad del S.XI. Salir por la A 1202 dirección Ayerbe y disfrutar con el trazado y las vistas de esta carretera llena de curvas y pinos subidas y bajadas, pasando Fuencalderas el puerto de Sierra Mayor, Sta. Eulalia y al llegar a Ayerbe, girar a la izquierda para regresar a Anzánigo.