Excursión 9: Anzanigo-Fago-Roncal-Burgui-Navascués-Lumbier-Sangüesa-Javier-Leyre-Anzanigo (235 Km)

excursion-9

Una vez pasado Berdún y justo en el límite de la provincia de Huesca con la de Zaragoza, en una curva redonda a izquierda se toma a la derecha la HU-V-2021 ( en la izquierda hay una panadería que hacen unos deliciosos mantecados, en especial unos que son clavados al anagrama BMW), que va siguiendo el barranco de Fago por una bonita y pequeña ruta en la que se disfruta del paisaje

Fago

A solo 7 kilómetros de Ansó se encuentra el pueblo de Fago. Situado a 888m. de altura. La iglesia, del siglo XVI, se sitúa en la parte alta. Construida en 1582 y consagrada a san Andrés que preside el retablo mayor se levantó sobre otra antigua de la que se conserva el tímpano de la portada, románico, lo que “despista” a sus visitantes sobre la fecha de construcción. Continua la carretera ascendiendo hasta unirse con la A-176, allí giramos a la izquierda, entrando en Navarra, cosa que notaremos inmediatamente al comprobar la diferencia de asfalto, con dirección a Roncal.

Roncal

271 habitantes. Enclavado en el centro del valle pirenaico más oriental de Navarra, surge esta localidad de la que toma nombre el valle, así como el famoso queso de oveja del mismo. Dominando con su silueta el casco urbano, se encuentra la parroquia de San Esteban del siglo XVI en estilo gótico renacentista. Grandes mansiones señoriales de sillarejo salpican las calles de la localidad. Cuna del insigne tenor Julián Gayarre, custodia sus restos un fantástico mausoleo, que pasa por ser una de las mejores obras de Mariano Benlliure. Salimos de Roncal hacia el sur siguiendo el río Esca, hasta

Burgui

La villa de Burgui constituye el pórtico de entrada al Valle de Roncal por su parte sur tras atravesar la foz que el río Esca forma entre los altos del Borreguil (1.420 mts.) y la Virgen de la Peña (1.294 mts.) Por su situación fronteriza con Aragón tuvo un castillo muy importante para la defensa del valle. El puente romano nos recibe a la entrada del pueblo con su inconfundible estructura de postal. Todavía conserva sus cuatro arcos originales, su viejo peralte y sus tajamares para rasgar las aguas del río Esca. A la entrada de Burgui, tomar la NA-214, y prepararos para subir y bajar un puerto excepcional para moto, el puerto de Las Coronas, con curvas de todas las maneras y asfalto impecable. Justo donde se corona, valga la redundancia, hay un merendero con una vista bonita.

Navascues

En Navascués merece la pena ver la ermita de Santa Maria del Campo, entre la carretera y el rio Salazar. Tomamos la NA-178, siguiendo el curso del Salazar y justo cuando va a comenzar la ascensión tomad la carretera antigua a la izquierda, hasta llegar al mirador de la Foz de Arbayun, con una vista impresionante del cañón del Salazar, continuar hasta el Alto de Iso y ya por la carretera normal llegareis a Lumbier

Lumbier

Lumbier (Ilunberri o Irunberri en euskera) es una villa situada en la confluencia de los ríos Irati (en la orilla izquierda) y Salazar (en la orilla derecha), a 467 metros de altitud, en el apéndice noroccidental de la Sierra de Leire. Se cree que la actual población de Lumbier remonta su origen a una época muy antigua, ya que entre las comunidades vasconas que citaban los geógrafos latinos como Plinio se encontraba la de los iluberritani, que se ha asociado tradicionalmente con la población de Lumbier. En Lumbier se han hallado algunos restos romanos y existen en el cercano municipio de Liédena restos de una villa romana. En su proximidad se encuentra la Foz de Lumbier . Se trata de un interesante cañón excavado por el río Irati en la roca caliza. Tiene algo más de 1 km de longitud, transcurriendo entre paredes casi verticales de 150 a 400 m de altura. Está declarada Reserva natural como protección de una importante colonia de aves rapaces en la que destacan los buitres leonados y el alimoche. Para ir a Sangüesa, en lugar de tomar la N-240, continuar recto (NA 534) en el cruce dirección Aibar y allí girar a la izquierda (NA 132) hasta llegar, pasareis por un puerto bonito, sin tráfico y buen asfalto.

Sangüesa

Está situada en la margen izquierda del Río Aragón, a 404 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su posición fronteriza con el Reino de Aragón en la Edad Media y, sobre todo, su carácter de escala importante para los peregrinos a Santiago de Compostela que habían atravesado los Pirineos por el paso de Somport, son los factores históricos que propiciaron su desarrollo a mediados del siglo XIII. Estas circunstancias explican también el rico patrimonio h i s t ó r i c o – a rtístico que le confieren el apelativo de Ciudad Monumental. Histórico centro mercantil y gremial por el que pasaban los rebaños montañeses en su trashumancia hacia la Ribera de Navarra. Saliendo de Sangüesa por el Este, está la carretera que conduce a

Javier

Cuna del patrón de Navarra, San Francisco Javier, Javier es un pequeño castillo fortaleza que tubo una gran importancia estratégica dentro del Reino de Navarra por su situación fronteriza entre Navarra y Aragón. Cada año, coincidiendo con la fecha de su canonización, 12 de marzo de 1622, tiene lugar la popular peregrinación a Javier, conocida como “javierada”. Continuar hacia Yesa y cuando lleguéis allí girar a la izquierda, salir del pueblo y enseguida veréis el desvío a la derecha hacia

Leyre

Ubicado al pie de la sierra de la que toma el nombre, el monasterio de Leire esconde magníficos tesoros como la cripta del siglo XI, la bóveda gótica o la “Porta Speciosa”, un perfecto pórtico románico del siglo XII. Una atmósfera de paz y serenidad que invita al reposo del espíritu, a la reflexión y a la paz interior; una arquitectura austera, que cristaliza en los muros una parte importante de la historia, la cultura, el arte y el pensamiento; una sorprendente naturaleza que invita al paseo y a la meditación; sobrecogedores cantos gregorianos; y la conversación con los monjes benedictinos son algunos de los atractivos que permanecerán en su memoria tras visitar el monasterio de San Salvador de Leyre. Uno de los conjuntos monumentales más atractivos y entrañables de la Comunidad Foral, tumba de reyes navarros y escenario. Y de regreso a Anzánigo, os esperan, para disfrutar, las curvas del pantano de Yesa, teniendo siempre en cuenta el tráfico denso que suele haber de turismos y camiones.